Skip to content

Posts tagged ‘#friends’

16
Jun

Por qué el Trabajo de Sombra…. Trabaja

Hoy, tengo un fuerte impulso para compartir cómo trabajar en mi lado oscuro me ha ayudado a crecer como madre, sanadora e individual.  Creo que es importante para cualquiera que quiera crecer espiritualmente, escuche y entiende lo que otros que han estado en este paseo han hecho con el fin de evolucionar y a veces fracasar.  Todos estamos aquí para crecer y evolucionar, pero mirar hacia arriba a aquellos que son “perfectos”, no nos ayuda a relacionarnos o incluso a sentir que tenemos el potencial de cambio.

Así que esta es mi historia….

Soy un inmigrante.  Mi familia vino aquí desde Puerto Rico cuando yo tenía sólo 2 años.  Cuando les digo que soy puertorriqueña, realmente les digo que son mis raíces porque he crecido y he sido adoctrinado a los puntos de vista enseñados en Estados Unidos.  Cualquier inmigrante que haya crecido en los Estados Unidos puede relacionarse con la sensación de estar atrapado entre 2 mundos.  Tus padres quieren que te comportes de la manera que es típica de sus antecedentes y quieres comportarte de la manera en que ves a todos viviendo aquí.  No me malinterpretes, creo y tengo un gran orgullo de ser puertorriqueña. También sé que las influencias que he recibido a través de los Estados Unidos me han moldeado de manera que no pienso, me comporto o encajo en todo momento con mi “nacionalidad”.  Se puede decir que el sistema de asimilación de aquí en los Estados Unidos ha funcionado.

El hecho de que el sistema funcione en los Estados Unidos es parte del problema.  Aunque, yo era lo suficientemente “afortunado” como para tener piel clara, mi nariz era demasiado ancha y mi cabello demasiado arisco por lo que no podía “pasar” como un europeo, en cambio estaba más comúnmente categorizada como “mestiza”.  Me sentí como una persona sin raíces o país en los Estados Unidos mientras crecía, no había ningún lugar donde sentirse seguro o aceptado.  En la escuela, tuve una maestra de escuela primaria que me llamó tonta.  Más tarde ese mismo maestro dijo: “Bueno, ¿por qué debería molestarme en enseñarte? Ustedes los mexicanos sólo paren niños y viven de ayuda pública”.  Estas fueron las expectativas que recibí en el cuarto grado.  Vi cómo mis padres tenían que luchar por todo, ya que las personas les gritaban en la cara y les decían que regresaran a su lugar de donde vinieron. No confiaba de la policía por todas las veces que detuvieron a mi padre y nos brillaban linternas en nuestra cara.  Tenía miedo de salir debido a las constantes guerras de pandillas entre los puertorriqueños, mexicanos, negros y blancos.

Más tarde, mis padres decidieron hacer un sacrificio increíble poniéndonos (mi hermana, hermano y yo) en la escuela privada.  Era para tratar de evitar que entremos en la violencia de las pandillas y darnos la oportunidad de salir adelante.  Recibimos becas, debido a nuestro estado económico, en lo que significaba que trabajaríamos en la oficina para ayudar a cubrir los gastos y mis padres vendrían a trabajar limpiando y arreglando cosas en la escuela para obtener reducir el dinero de nuestra matrícula.  Creo que es por eso que escuchar a la gente decir que los inmigrantes vienen a los Estados Unidos para recibir un “viaje gratis”, me enfurece. Tan pronto como pude, trabajé recibiendo un pago “debajo de la mesa” a la edad de 13 años para ayudar a mi familia salir adelante.  Sigo escuchando la letra de la canción en mi cabeza “every day I’m hustling…”  porque esa era mi vida.  No me sentía segura con nadie, no importaba quién o qué eran.  Creo que es por eso que muchos inmigrantes están muy cerca de la familia y por qué las acciones que tomas son muy reflejantes de cómo afectará a todos y no al individuo.  Esto es algo que nunca se puede entender a menos que lo hayas experimentado.  Esta es la razón por la que muchos inmigrantes ayudan a otros inmigrantes a salir adelante y también por qué muchos inmigrantes atacan a otros.  ¡Lo hicimos funcionar!  Sentí que toda mi vida era una de nadar contra la corriente tratando de mantenerme a flote y no hacer nada que me hiciera hundir.

Experimenté la crueldad de la comunidad mexicana por ser puertorriqueña y porque por alguna razón no entender sus luchas.   Experimenté crueldad por parte de los afroamericanos por tener la piel clara y no entender sus luchas.  Sobre todo, experimenté la crueldad de los euroamericanos por tener un apellido hispano que significaba que automáticamente tenía un acento y que (en palabras de mi jefe cristiano) no saber el valor del dólar y trabajar barato.  Yo era un ciudadana de segunda clase por mucho que luchaba.  No era nada, un pedazo de basura que puede ser utilizado y explotado debido a mi falta de valor.   Para empeorar las cosas, la forma en que me enseñaron a lidiar con la crueldad era mantener la cabeza baja y seguir trabajando.  “No necesitamos problemas. Estamos en el lado perdedor. Sólo muévete.”

Es curioso, cómo al poner estas experiencias en el papel, empiezo a sentir una forma de nudo en mi estómago y mis ojos comienzan a llenarse de lágrimas. La ira se apodera de mí, la sensación de pelear, gritar y llorar me conmueven las palabras “trágatelo, ponte las pantaletas y sigue andando” retumban en mi cabeza.   ¿Cómo pueden estas experiencias seguir afectándome de esta manera?  ¿Por qué no puedo seguir adelante? He superado todas las expectativas que esta gente ha puesto sobre mí, “sus palabras no valen m*erda”.

En realidad esas palabras importaban.  Me dieron una identidad.  SOY UNA INMIGRANTE, me convertí en la etiqueta que me pusieron.  No puedo decir que con todas estas experiencias no había adquirido prejuicios propios.  Veo a un gran grupo de afroamericanos reunidos y me preparo para correr o luchar, aunque no estoy en una amenaza real. ¿Por qué? En las guerras de pandillas que viví  al mirar un afroamericano a los ojos podría costarte.  Sostuve un rencor contra los mexicanos porque “ellos” me atacaban por ser puertorriqueña. Y sentía que cualquiera de antecedentes europeos no tenía almas, sólo vivían para destruir culturas, identidades y espíritus con su mentalidad de superioridad.  Me convertí en lo que odiaba, viendo el mundo a través de las gafas oscuros que me obligaron poner.

Creo que es importante ver de dónde vine.  La realidad es que todos tenemos puntos de vista racistas o prejuicios.  Estos puntos de vista no sólo son adquiridos por su familia y amigos, sino también aprendidos por nuestros alrededores.  Tenemos que tomar una decisión.  ¿Queremos ser el resultado de lo que escuchamos, vemos y sentimos o queremos llegar a ser más?  La belleza del ser humano es la capacidad de aprender, crecer y evolucionar y también el libre erbedo de permanecer igual.

El Trabajo

Avancemos rápido a mi presente y al difícil trabajo de pasar de lo feo y pasar a la luz. 

Como puedes imaginar, estaba amargada, rencorosa y odiosa.  Creía que la única manera de salir adelante es ser como todos los que me han hecho daño en el pasado.  Era confortativa y abrasiva con cualquiera de autoridad porque ellos eran el problema.  ¿Esto te recuerda a alguien?

La realidad es que mi instinto animal y de supervivencia estaba en alerta máxima. Sentí la necesidad y el deseo de luchar para sobrevivir.  El problema con esta mentalidad es que, como mencioné en mi artículo sobre los efectos de la cortisona en su sistema, esto lastimó mi salud y no me permitía pensar con claridad.  Es como si estuvieras tratando de ver a través de un par de gafas que tienen huellas sucias de los dedos por todas partes, se puede ver, pero la imagen está distorsionada.  Todo lo que se me hizo o incluso me fue dado fue retorcido y recibido con duda e inseguridad, el mundo estaba en mi contra y tuve que sobrevivir. Sé que tenía un problema y decidí que era hora de trabajar en él.  Aquí es donde las palabras de Michelle Obama tienen mucho sentido: “Cuando bajan, te vas alto”. Si te hundes a su nivel comienza a destruir y pudrir la belleza que llevas adentro.

Me convertí en maestra de Reiki y sanador angelical, pero decidí que no estaba en un lugar para ayudar a nadie hasta que hice el trabajo en mí mismo.  Pasé por muchas sesiones de curación y todo el mundo los cosas que escondí internamente salió a la luz.  Cosas que tenía en lo más profundo, cosas que pensé que habían olvidado resurgieron y prácticamente destruyeron a la persona que creía que era.  Empecé a mover la energía estancada y ver cómo mis juicios y categorización de personas se basaban en estos lentes sucios que se colocaban a la fuerza.  Lloré, grité, liberé cosas terribles y me permití la libertad.  Llegué a darme cuenta de que como sociedad, muchos de nosotros vemos el mundo a través de los ojos de la supervivencia y eso está afectando la forma en que pensamos, lo que vemos y también a quienes permitimos en nuestras vidas.  La gente se convirtió en gente, a través del trabajo en la sombra que hice.  Vi lo fácil que era torcer una situación a lo negativo y también lo fácil que era ponerme mis gafas de color rosa y ver todo como maravilloso.  El universo trabaja para darme a mí y a mis seres queridos la vida que merecemos y deseamos.

Tuve que estar dispuesta a pasar por la experiencia.  Tuve que estar dispuesta a aceptar que me equivoqué.  Tuve que estar dispuesto a dejar atrás la identidad que había hecho y permitirme evolucionar en otra persona.  Evolucionar como persona fue la parte más difícil de toda la experiencia.  Somos la identidad que creamos.  Todas las decisiones que tomamos, buenas o malas, están en consonancia con la persona que proclamamos que somos.  Si estamos gordos, constantemente saboteamos nuestras acciones para ser más delgados.  Si siempre estamos quebrados, tan pronto tengamos dinero lo botamos en alguna basura innecesaria.  Si somos prejuicios, cambiamos todas las situaciones para demostrar que “esas personas” son el problema.

El trabajo en las sombras de nuestra alma toma tiempo, toma voluntad y requiere fortaleza.  Cada vez que sentía que estas superando algo, el universo te presenta las mismas situaciones pero con gente distintas.  Es una forma de refinar tus nuevas creencias e identidad.  Esencialmente, usted está siendo probado, “poner su dinero donde está su boca.” Un pequeño ejemplo de esto en mi propia vida es el siguiente.  La familia, de lado de padre, me decía cómo debería pellizcarme la nariz para parecer más español, porque era demasiado ancha?  Después de tener mi primer, segundo y tercer hijo (tengo 4), mi suegra me diría que debería pellizcar la nariz de mis hijos, porque era demasiado ancha.  Así que ya tenía heridas que acababa de empujar profundamente, debido a mi aspecto y ahora mis hijos adquirieron esas cosas que había aprendido a odiar de mí mismo. Sostuve a mi primer hijo y llorando jure que nunca dejaría que nadie lastimara su alma y lo haría sentir menos debido a su apariencia.   Cuando me dijo lo mismo para el segundo hijo, comencé a odiarla.  Recuerdo haber pensado que p*ndeja era por rechazar a mi hijo y mis raíces de esa manera. Aún así, no había lidiado con las heridas originales.   Cuando dijo lo mismo para mi tercer hijo, entendí que el problema era una sociedad que le ha dicho que cuanto más españoles o europeos mis hijos parecían más posibilidades tenían de ser éxitos.  Todo lo que quería era asegurarse de que mis hijos tuvieran oportunidades. Ella lo que me estaba repitiendo era las enseñanzas de su familia, amigos y su sociedad.   Me di la vuelta y le dije, “¿Por qué quisiera que mi hijo sean ordinarios. Esa nariz es una de alta calidad. Mis hijos no son ordinarios son únicos”.  Nunca volví a oír nada con respecto a sus narices.  Cuando tuve mi 4o, su nariz, a pesar de que era la misma que todas las demás, era perfecta.  Este es sólo uno de los millones de ejemplos que he tenido que experimentar.  Esto es sólo una vez de millones de veces que tuve que dar un paso atrás y analizar por qué una persona está hablando conmigo o reaccionando a mí en la forma en que lo están.  Muchas veces he sido capaz de derribar una situación agresiva, he tenido que alejarme (porque estaba a 2 segundos de partirle la m*dre a alguien), y he sido capaz de plantar las semillas del cambio.  Mi punto es, todavía estoy evolucionando y a través de mi trabajo con mis sombras estoy aprendiendo a apagar mi mentalidad de supervivencia y encender el mejor yo.

Siento que el universo pone en sus vidas muchas personas, experiencias y objetos para aprender y evolucionar.  Todos los profetas majores del mundo han tenido que pasar por experiencias similares en su camino hacia la grandeza.  Los profetas de los que somos capaces de aprender más son aquellos que no pierden su humanidad es el proceso en iluminados, en cambio nos muestran que están constantemente trabajando a través de la agitación interior y siempre eligen hacerlo mejor.  Estamos constantemente luchando contra ese sentido del bien y del mal, que no sólo se establece en nosotros, sino también adoctrinado por nuestro alrededor. El trabajo de sombra no termina con los cielos abriéndose y te conviertes mágicamente en “perfecto”.  El trabajo en las sombras es luchar, hablar y persuadirse en una base diaria que desea ser mejor.    Está dejando a un lado tu identidad de ego, que creaste en respuesta a tus experiencias, para conectar con tu yo celestial.  Por encima de todas las cosas, el trabajo en la sombra es la voluntad de llegar a ser quien usted sabe que está destinado a ser.       

%d bloggers like this: